Ministerio Mujer Victoriosa

Alentando las mujeres para el ministerio y en el ministerio

La sexta característica como líder que debemos evitar es:
La Victima

El caos continuamente rodea a esta mujer. Su ministerio está siempre en crisis. La víctima va de de crisis en crisis. 


Ella siempre está anticipando otra tragedia o prueba a doblar la siguiente esquina. La verdadera alegría ha sido reemplazada por una constante ansiedad religiosa que repela a los demás, asegurando así que su ministerio siempre estará compuesto de un pequeño grupo de personas que llevan el mismo bagaje emocional que ella. Por supuesto, si usted sugiere que la desgracia de esta mujer podría ser el resultado de su perspectiva negativa sobre la vida, ella no te escuchara. Eso es porque la víctima ha encontrado una forma extraña de placer en su disfunción. Se ha convertido muy a gusto en el centro de su universo doloroso.


Esta persona no puede ver, ni se le puede decir que no es tiempo de estar en el liderazgo.  Ella necesita madurar, pero no recibirá ningún consejo.  Este tipo de persona hay que velarla porque es capaz de envenenar al débil y causar una división en la iglesia.  Está empeñada en tener ministerio cuando no ha sido llamada, ni tiene la capacidad para ser líder.  Ella es la más peligrosa porque muchos han caído en su trampa de lágrimas. 


Pídale a Dios cuando comiencen a ver las lagrimas que le de discernimiento.  Dios le bendiga.