Ministerio Mujer Victoriosa

Alentando las mujeres para el ministerio y en el ministerio

  El peligro de la promiscuidad

 

Por mucho tiempo se ha hablado de “la revolución sexual”. Para ser más exactos, desde los años sesenta.  Desde la tal llamada “era del rock” el sexo entre jóvenes se practica liberalmente, dándole poca  importancia a lo que hasta entonces se consideraba como “normal”. Las relaciones sexuales prematrimoniales se convirtieron en lo normal, y hoy día el sexo ya no tiene el sentido “prohibido” que una vez tuvo.


Hoy día es difícil controlar las relaciones sexuales de nuestros jóvenes. Las jóvenes parejas mantienen estas relaciones sin necesidad de estar casados, y sin necesidad de cumplir la edad que antes era norma.


Atrás quedaron aquellos años en los que la mujer era cortejada por un novio, que debía pedir permiso a los padres para salir con ella, muchas veces acompañados de una persona mayor… Hoy día las relaciones sexuales se dan entre parejas tan jóvenes que podríamos hablar de promiscuidad.


Los jóvenes prefieren ignorar las graves consecuencias que el sexo puede causarles, tales como enfermedades transmitidas, embarazos indeseados, o simplemente sentirse utilizadas.  Aún así lo que más les importa son las relaciones sexuales, que para ellos son experiencias que viven libremente, sin compromiso alguno. Esta forma de vivir puede acarrear inseguridad, sobre todo en la joven mujer que en su afán de sentirse amada se entrega más y más al juego del sexo, muchas veces sin antes llegar a la adultez.

           

Muchas jóvenes se sienten mal después de los encuentros sexuales
sintiéndose utilizadas, y por haberse dejado convencer en entregar algo tan preciado a cambio de nada.  Ese sentimiento de culpa muchas veces

las persigue a lo largo de la vida, haciéndoles preguntarse porqué se entregaron tan fácilmente a alguien que no era para toda la vida, y preguntándose porqué no fueron capaces de esperar a entregarse a la persona correcta,  a la que sería el padre de sus hijos.


Si tratemos de ser honestas con nosotras mismas, tal vez nos evitaríamos marcas y arrepentimientos de por vida. Indiferentemente de que las relaciones sexuales nazcan como diversión, sean producto de una entrega sincera (pero inocente), o por las mentiras y promesas incumplidas de esa persona que ni siquiera llega a ser la pareja, esas relaciones quedan grabadas en la mente, para siempre.


Recientemente una joven de 19 años comentó que de los 13 años hasta los 18 tuvo múltiples encuentros sexuales, pensando sinceramente que cada vez que se estaba entregando a la persona correcta, a quien sería “el definitivo”.
— “Me siento sucia y avergonzada” decía, “especialmente cuando me ven caminando por la calle de la mano de quien es mi verdadero y limpio amor. Hay veces que el arrepentimiento me vence y quisiera regresar el tiempo para no ser tan promiscua como lo fui”.


La promiscuidad o tener una pareja sexual después de otra, mina el auto-respeto.  Las relaciones sexuales sin pensar en las consecuencias deja heridas que al principio no las sienten, pero que más tarde sólo son reproches por no haber sabido esperar.


Las mujeres no son objetos sexuales para ser explotadas para simplemente sentir placer.  Si no pones en práctica el auto control, y por el contrario comienzas desde una temprana edad a experimentar el sexo, terminarás haciéndote adicta.


Madres, enseñemos a nuestras hijas la importancia de saber esperar para comprender la nobleza de la entrega por amor. Enseñemos a nuestros hijos que la mujer es mucho más valiosa que un encuentro furtivo de sexo, y enseñémosles a las nuevas generaciones el respeto mutuo, el respeto de sus cuerpos.


Mujeres, recordemos que nosotras entregamos cuerpo y alma, pero no olvidemos también que el hombre muchas veces toma el cuerpo y se le olvida el alma.  Respetemos nuestro cuerpo con celo y dedicación, para que no lo tomen como algo que ahora está y al rato no te recuerdo.


 

Tomado de "Toda mujer es Bella"

http://www.todamujeresbella.com/4543/el-peligro-de-la-promiscuidad/