Ministerio Mujer Victoriosa

Alentando las mujeres para el ministerio y en el ministerio

La quinta característica como líder que debemos evitar es:
LA FEMINISTA

Yo creo que no todas las formas del movimiento feminismo son malas.  En los primeros años del siglo 20, muchos de los valientes hombres y mujeres cristianos trabajaron sin descansar para ganar los derechos de votar para las mujeres.  La igualdad de género es un derecho humano, y es algo que Dios puso en los primeros capítulos de Génesis.  Debido a que los hombres y las mujeres son creados a Su imagen, debemos trabajar para corregir las injusticias de la desigualdad de género y el abuso.


Pero hay otra forma más diabólica del feminismo que no tiene apoyo en las Escrituras.  Es una actitud amarga, vengativo que coloca las mujeres contra los hombres, y a menudo eleva a las mujeres a una posición superior. Tristemente, este espíritu mundano ha invadido la iglesia.


La  líder feminista de la iglesia tiene un espíritu que odia al hombre.  Ella puede ser una comunicadora talentosa, pero si la escuchas atentamente escucharas el sonido de un hacha de moler cuando habla.  Ella no ha perdonado a los hombres que la han lastimado en el pasado, y ella tiene la intención de castigar a los hombres que cruzan su camino hoy en día. Sus problemas no resueltos se transfieren a su público.  Su veneno es inyectado en todo el que la oye.  Se puede afirmar que cree en la igualdad de género, pero a menudo se rodea sólo de mujeres y se niega a poner a los hombres en ciertas posiciones. 


A menudo, la feminista ha experimentado al menos un matrimonio fracasado y no tiene relaciones sanas con los hombres. Hasta que ella no permita que Él Señor la sane, ella no podrá sanar a otros.  


El movimiento feminista ha causado mucho daño al mundo atacando el matrimonio y ha entrado a la iglesia para ser su daño.  Esta líder esparce su veneno de tal manera que las mujeres comienzan a faltarle el respeto a los hombres y su carácter cambia completamente. 


Tenemos que estar atentos a lo que entra en la iglesia y nuevamente repito la importancia del discernimiento de espíritus. 

Iglesia despierta porque estamos bajo un gran ataque del enemigo que ha llegado disfrazado de muchas formas.  A las mujeres le digo que sean como los Bereanos que cuando Pablo habla ellos buscaron en los escritos para confirmar lo que él les enseñaba. 


Tenemos que escudriñar los mensajes que se predican hoy y ver si se alinean con la palabra.  Dios le bendiga.



Para la próxima característica, La Victima, haga clic aquí.