Ministerio Mujer Victoriosa

Alentando las mujeres para el ministerio y en el ministerio

   La tercer característica como líder que debemos evitar es:  
  
La Coqueta

 J. Lee Grady llevo un amigo pastor a una conferencia para escuchar a una predicadora de otro estado. Imagínese su horror cuando esta predicadora se acercó al púlpito con un vestido que parecía que había sido pintada a su cuerpo.  Cada curva y hendiduras en el cuerpo de esta mujer eran visibles a todos presentes.  Algunos de los muchachos presentes, comenzaron a poner su vista en el suelo hasta el final del mensaje para no cometer adulterio en sus pensamientos.


El hermano J. Lee Grady quería correr hacia el altar y agarrar uno de los "paños del altar" que se usan durante las ministración del altar y envolver la hermana antes que alguien cayera en pecado.


Esta mujer, obviamente, perdió el memo del "código de vestimenta profesional y sensible" para el ministerio. O tal vez simplemente ignoro la nota a causa de su propia promiscuidad.  Alguien debería haberla arrancado de la plataforma y enviarla de vuelta a la casa a cambiarse y de nuevo a la clase de nuevos creyentes, donde las mujeres piadosas enseñan a otras mujeres la importancia de vestirse apropiadamente y que es incorrecto utilizar su feminidad como un arma sexual. 


El coqueteo no tiene en cuenta los límites sexuales. Ella se pasa sola con los hombres en la oficina de la iglesia, y sola asesora a los hombres.  Incluso ella utiliza un lenguaje fuerte y cargado sexualmente o con vulgaridad en sus sermones. (Nota: El hecho de que los líderes masculinos participan o aceptan este comportamiento no lo hace aceptable.)


Las mujeres en el ministerio no tienen que llevar el pelo recogido en un moño o vestidos hasta los tobillos con el fin de ser modesta.  No hay nada malo con querer verse bien.  Las mujeres líderes deben vestirse como mujeres de negocios respetable y que exigen el respeto.


Un pastor decía “En años recientes algunas iglesias cristianas estuvieron haciendo mucho énfasis en lo que las mujeres no podían usar.  La iglesia ahora fueron de un extremo al otro, es posible que usted querida hermana este en ese segundo error o que nunca haya recibido una instrucción bíblica sobre este tema o la ha recibido pero ha bajado la guardia de nuevo y estás decayendo en la forma correcta de vestir.”

 

Los pastores suelen mantener silencio, naturalmente.  Aquellos que hablan de esto son considerados como extremistas (legalistas) o como si tuvieran algún problema personal con el tema en particular.  La verdad es que la gran mayoría de los hombres luchan contra el pecado en la esfera sexual y encuentran que la forma indecente de vestir se lo hace mucho más difícil. Al menos el 95% de los hombres lo reconocerían, a menos que sean unos mentirosos, y es necesario tratar el tema por esa razón.


El escote y las piernas son muy grandes distracción para un hombre. La ropa demasiado ajustada los distrae tanto de la misma manera  si estuvieran enseñando todo.  Las mujeres siempre deben considerar la intención de sus opciones de ropa. ¿Están siendo prácticas o intencionalmente seductoras? ¿Estás buscando atención?  Si nunca hablamos, la situación no mejorará y puede que incluso empeore en el futuro.  Por lo que vemos y hemos oído como están cayendo grandes            ministerios, evangelistas, y pastores en adulterio.  Jóvenes en fornicación, jóvenes cristianas embarazadas. 


Hay que hablar.


Las mujeres y jóvenes cristianas tienen una obligación bíblica de vestir modestamente y reflejar la santidad.  Para estar a la moda no es necesario vestirse con ropa indecente.  En otras  palabras el vestirse sexy.  Sexy significa que tiene un gran atractivo físico con carácter erótico.  La palabra erótico significa excitar sexualmente y también significa que es una atracción y excitación muy intensas que se sienten ante ciertas cosas como el vestirse de una mujer. 


La actitud del mundo es "Si lo tengo, déjame exhibirlo".  Estas mujeres “Dejan tan poco a la imaginación de lo posible.”   Como cristianas que somos no debemos salir de nuestras casas con esa actitud.


Un hermano hizo un llamamiento a toda las cristianas sea jóvenes o mujeres a mantener la modestia en el vestir en la mente como un acto de consideración y de amor cristiano hacia los hombres dentro de la congregación. Si no lo sabías, el hombre es visual y fácilmente es estimulado por lo que ve. 


Dios te llamara a cuento por ser tropiezo a tu hermano y por dar un mar ejemplo al mundo.



 Esta información en parte fue tomada de un artículo de J. Lee Grady y de la conferencia “La sexualidad y la mujer cristiana” dada por la Rev. JoAnne Castro.



Para la próxima característica, La Fanfarrona, haga clic aquí.