Ministerio Mujer Victoriosa

Alentando las mujeres para el ministerio y en el ministerio

        El Señor es mi fortaleza

Por Rev. Iris Veguilla

Texto: Habacuc 3:19

 ¿Estás teniendo problemas en tu matrimonio?  ¿Está en crisis, pasando por un divorcio?  Te aseguro que necesitas ser alentada.

 Dios nos ha prometido ser nuestra Fortaleza.  El Señor es nuestra salvación. Eso significa que El nos libera y nos provee un camino de salida de los problemas en los cuales nos encontramos. En Nehemías 8:10 nos dice que "el gozo del Señor es nuestra fortaleza" (NVI). Es de suma importancia mantenernos gozosas, incluso en tiempos de problemas.  Tú me dirás? ¿Como puede ser esto? No te digo que te regocijes en tu problema, ni en tus circunstancias...para mí, sinceramente, seria de locura.  Nos regocijamos en el Señor...no en los problemas, ni las circunstancias...Solo en El!!!

 La depresión, el desanimo y la desesperación solo lo que hace es debilitarnos...pero buscar regocijarnos en el Señor...en nuestra relación con El...en Su presencia...eso nos fortalece.  Regocijarnos agrega energía a nuestra vida. No estás sola!!! Dios está contigo en ese momento de dificultad que estas atravesando. Cuando confiamos en Dios, El nos capacita para andar en alturas aun durante ese tiempo de tormenta.  Por el Señor, podemos mantenernos caminando hacia adelante. Con El y en El podemos seguir progresando incluso en esa época difícil de soportar.

 Habacuc 3:19 nos dice: "Jehová el Señor es mi fortaleza, El cual hace mis pies como de ciervas, Y en mis alturas me hace andar."  Una cierva o gacela es un tipo de cabra montés que puede brincar libremente aun sobre laderas rocosas y empinadas.  La cierva o gacela parecen trepar las montañas sin ningún esfuerzo por la forma en que Dios las ha hecho.

 Nuestras alturas son problemas, sufrimientos, responsabilidades, etc. pero el Señor nos promete que nos dará pies de cierva. Cuando tenemos pies de cierva no nos aterrorizamos al afrontar nuestros problemas. Es fácil rendirse en los tiempos difícil, se requiere fe para poderlos atravesar. Gracias a la fortaleza que Dios nos da, nos podemos, mover como las ciervas, pese a esas circunstancias adversas en las cuales tus estas pasando. No desmayes!!! Dios es tu fortaleza, El es tu gozo...no tus circunstancia.  Mira a Cristo, no tu problema...Mira a Él cómo tu Fortaleza...Cree que El te ayudara a progresar a través de esa dificultad.  El quiere fortalecerte y animarte a través de esa tormenta en tu vida.  Recibe Su paz y que el Señor te bendiga...Amén!!!